la capoeira, acompasando a los tambores

La Capoeira es una danza, una canción, un arte marcial… y un estilo de vida

Nos asombra por su fuerza y magia, por la agilidad de los saltos y la belleza de los movimientos, la intensidad del canto y las cadencias rítmicas… la Capoeira.

Aunque este término significa “campo segado”, si miramos más allá, descubriremos que tras la palabra se esconde la historia de unos hombres que, hace unos 700 años, originaron uno de los estilos más jóvenes y hermosos de las artes marciales.

Para poder hablar de la Capoeira es imprescindible referirnos al contexto histórico que permitió el surgimiento y desarrollo de una danza única. Sin conocer esas referencias, es imposible entender su esencia, sus raíces y el porqué de su fuerza, que tiene su razón de ser en una lucha por la libertad.


En el siglo XVI, los negros africanos eran llevados como esclavos a puertos brasileños, donde, tratados como animales, trabajaban duramente de sol a sol en las plantaciones de azúcar, café y caña. Estos nativos de Angola, el Congo, Guinea… tenían conocimientos de N’Golo y Batuque, danzas iniciáticas a la pubertad que contenían métodos de defensa. Cuando los esclavos tenían la mínima oportunidad de escapar, se dirigían a los quilombos (aldeas cercadas por palmeras y matorrales donde se escondían). El más conocido estaba situado en Pernambuco, una región conocida como “el Palmarés”, donde reinaba Ganga Zumbi, instructor de la Brincadeira de Angola, primer nombre con el que se definió la actual Capoeira.


Cada vez que un hombre llegaba a uno de los quilombos era formado en esta disciplina, con el fin de que pudiera defenderse y ayudar a otros hermanos negros a escapar.
En 1694, Domingos Jorge Velho encabezó una ofensiva contra los quilombos, arrasando con ellos y haciendo que los negros esclavos se dispersaran y huyeran. Zumbi fue perseguido hasta que un año más tarde y delatado por un esclavo, fue capturado y muerto a manos de André Furtado de Mendoça.

Los esclavos que sobrevivieron tuvieron que vivir en las calles, completamente marginados y sin comida, utilizando sus conocimientos de Brincadeira de Angola para mendigar. El hambre y la miseria hizo que algunos decidieran asaltar a otros ciudadanos más ricos, mientras que otros se convirtieron mercenarios.


Los nuevos y peligrosos delincuentes fueron bautizados con el nombre de “los Capoeiras”, aunque también podían ser llamados “los Canastos” o “los Jaulas”, nombre que se daba al recipiente donde se portaban las gallinas y gallos, estableciendo un aclara comparación entre estos hombres y las peleas de gallo.

Así pues, podemos concluir que la Capoeira nació como necesidad física y espiritual de defensa contra la dominación blanca, tomando como ejemplo las cualidades de supervivencia de cuatro especies: el mono, la orza, el zorro y la araña; dando lugar a violentos y rápidos movimientos que, disfrazados tras una especie de danza, podían ser practicados por los esclavos en las senzalas (el lugar construido para que los presos negros durmieran) ante los ojos de sus fectores (capataces) sin despertar sospecha alguna.


Con orígenes africanos, y una mezcla de danza y lucha, la Capoeira sería finalmente perseguida y prohibida durante el período colonial, hasta tal punto que se creó un Decreto Ley (el número 487), que prohibió realizar en las calles muestras de agilidad y destreza corporal, así como cualquier aglomeración de negros Capoeiras para evitar desórdenes.

La danza de la capoeira no tiene una forma predeterminada como otros tipos de baile o danzas, sino que se trata de libres encadenados de movimientos que dan forma al lenguaje y al sentimiento corporal del capoerista. Esta libre expresión corporal proporciona a cada practicante un estilo propio que, asociado a sus cualidades físicas y personales, le harán merecedor, por parte de su Mestre o Instructor, de un nombre de guerra, que recibirá el día de su bautizado (fiesta de iniciación).

En 1928, Manoel dos Reis Machado (Mestre Bimba), practicante de Capoeira Angola, creó el estilo Regional, producto de acoplar conocimientos y movimientos de otras disciplinas a la Capoeira.
Con los cambios, hizo que este método de lucha fuera más espectacular, agresivo y rápido, y se introdujera en la sociedad, ya que tras realizar una exhibición frente al gobernador de la época, Gertulio Vargas, hizo que en 1937 la Capoeira fuera liberada de toda prohibición. Ese fue el paso de la Capoeira callejera a la Capoeira de academia, pues Mestre Bimba fue el primero en abrir una academia de esta disciplina.


Aunque desde sus inicios el conocimiento de la Capoeira ha sido transmitido de unos a otros de manera oral, creando hermandad cultural entre sus practicantes, en nuestros días se ha perdido la violenta necesidad de libertad innata en los pioneros, para pasar a ser un método de unión entre personas, y una útil forma de control total sobre nuestro cuerpo, a la vez que una disciplina de autodefensa que tiene la particularidad de poder ser practicada por cualquier persona, sin distinción de sexo y edad.

Existen pues dos estilos de Capoeira: la Angoleña, caracterizada por ser un estilo tradicional, bajo, lento y malicioso (mandinga), y la Capoeira Regional, un estilo más acrobático, vistoso, rápido y alegre.

En la actualidad cada vez son más los practicantes de Capoeira en todo el mundo y los grupos que enseñan sus movimientos en academias o gimnasios.
Podemos encontrar asociaciones que la regulan, como la WCA (World Capoeira Association), la Asociación Brasileña de Capoeira Angola (ABCA), creada en 1993 por el Senador Magalhaês, y la ABPC (Asociación Brasileña de Profesores de Capoeira), fundada en 1980 por Mestre Noroña y Mestre Bimba.
Estas asociaciones, de carácter filantrópico y asistencial, velan por los aspectos culturales, científicos y sociales que envuelven el mundo de la Capoeira.

Podríamos dividir la práctica de la Capoeira en tres grandes bloques: cultural, técnico y musical.

• En el aspecto cultural, se enseña la historia y herencia cultural, y el alumno recibe mediante expresión oral y a veces apoyada con material escrito, la memoria de la Capoeira, manteniendo así la tradición de la enseñanza oral.

• En cuanto a la parte técnica, ésta hace referencia a los constantes movimientos encadenados de ataque y defensa que caracterizan a la Capoeira, y que, unida a los cánticos y música, crean esa cautivadora danza mortal.
Partiendo de un movimiento base llamado Ginga (movimiento de vaivén, de derecha a izquierda y de adelante hacia atrás), se pueden realizar 5 tipos de movimientos: los de esquiva (aú, negativa, ariete, macaco, gato, cocorinha, resistencia, role, esquiva, queda de quatro…), golpes ocasionados con cualquier parte del cuerpo (benção, ponteira, chapa, cabeçada, joelhada, expelho duplo…), giratorios (meia-lua de compasso, armada ou chivata, martelo de giro, martelo de estalo, cobertura, passa pé, parafuso, aú chivata, pião de mão…), desequilibrantes (vingativa, tesoura, boca de calça, baianada, crucifixo, rasteira baiana, corta capim…) y acrobáticos (aú espinha, “s” dobrado, ponte, macaco mola, mortal, aú sem mãos, aú batido…).

• Mediante la música, el alumno afianza sus conocimientos culturales a la vez que desarrolla su evolución más espiritual e interna. Aprende a construir, cantar y tocar los diferentes instrumentos que se utilizan en la práctica de la Capoeira y que forman parte del folklore brasileño.


La vestimenta utilizada en Capoeira es sencilla: camiseta y pantalones blancos, tanto para hombres como para mujeres, aunque generalmente los hombres van con o sin camiseta, y las mujeres utilizan “tops” o camisetas de tirantes.

Al igual que en otras artes marciales o disciplinas, la Capoeira también tiene un sistema de graduación, que permite identificar el nivel alcanzado por el alumno.
En este caso, el cinturón es sustituido por Cordas, y los colores que se utilizan enseñan al alumno los valores de cada elemento de la bandera brasileña: verde (vegetación del país), amarillo (yacimientos de oro), azul (inmenso cielo), blanco (la paz), estrellas (estados), “Ordem e Progresso” (lema del pueblo brasileño).

Así, tenemos que el sistema de graduación implantado por la Confederación Brasileña de Capoeira es el siguiente: Verde, amarillo y azul para principiantes; verde/amarillo, verde/azul y amarillo/azul para el aspirante; verde/amarillo/azul para el alumno formado; blanco/verde para el monitor; blanco/amarillo para el profesor; blanco/azul para el contra-mestre; y finalmente, el blanco para el Mestre.

La forma de pasar de cordas se realiza por medio del Bautizado, una fiesta con carácter de examen (teórico-práctico), que es elaborado por el Mestre para que el alumno aumente su graduación; aunque el Mestre se guarda el libre derecho de dar un nuevo cordao al alumno cuando quiera si lo cree oportuno y preparado.

El jogo es la acción en la cual dos jugadores individuales dentro de un círculo, imaginario o real, llamado roda, hacen técnicas de ataque y defensa (aunque rara vez hay contacto físico); todo ello marcado por el ritmo del berimbau (instrumento principal de la Capoeira).
La roda está formada por el grupo de capoeristas colocados en un círculo de aproximadamente unos 5 metros, y se halla cerrada por los instrumentistas que marcarán el ritmo del jogo y que harán la función de entrada al mismo.

Para empezar el jogo, dos capoeristas se sitúan a los pies del berimbau, entrando por la parte lateral de los músicos y pasando de cuclillas frente a ellos. Es importante que nunca se de la espalda al berimbau, pues significaría una falta de respeto. Cuando los capoeristas estén preparados recibirán una señal (gesto con la cabeza, berimbau o pie) por parte del Mestre, se mirarán a los ojos, tocarán el suelo, saludarán al berimbau, se estrecharán las manos y en ese mismo momento habrá comenzado el jogo de la Capoeira.


Una vez empezado el jogo cualquier capoerista puede entrar a jugar: este gesto recibe el nombre de “comprar el juego”, debiendo hacer los mismos pasos que siguieron sus compañeros excepto el darse la mano, pues no tendrá frente a él a nadie. En este caso, el jugador se aproximará hacia los que están jugando dentro de la roda haciendo notar su presencia, acercarse a cualquiera de los dos de cara (generalmente el que lleva menos tiempo jugando), y mirarle a los ojos para que deje de jugar con el otro capoerista y juegue contigo.
Nunca se puede comprar el juego de un Mestre, pues éste puede jugar todo el tiempo que dure el jogo.

Otra forma de entrar en la rueda es siendo llamado por el Mestre para participar o por libre voluntad con otro compañero.
Si alguien de la roda se encuentra cansado puede hacer lo que se llama “la vuelta al mundo”. Realizando una señal al otro jugador, empieza a caminar en el sentido contrario a las agujas del reloj por el margen del interior de la roda, y el otro jugador hará lo mismo a cierta distancia, aunque hay que estar alerta, porque puede tener un ataque sorpresa.

Existe un momento o “movimiento” en el jogo de Capoeira Angola que se llama Chamada y Passo de dois, en el que uno de los jugadores rompe la acción del juego y “llama” al otro parándose en seco frente a él y quedándose quieto, de pie, con los brazos en cruz. El jugador llamado o desafiado tiene la obligación de acercársele, realizando una secuencia de movimientos hasta llegar a él, tocándolo en función del tipo de llamada. Después, ambos danzarán juntos, hasta que el que inició la llamada vuelve a romper la danza. No olvidemos que tanto en la “vuelta al mundo”, como en “la llamada” y “paso de dos”, el juego no se ha detenido, y aunque estos movimientos se aprovechen para descansar, los jugadores pueden recibir un ataque en cualquier momento.

Para terminar el juego, el participante no se detiene, sino que da media vuelta y se va. También está contemplada la manera en que hay que salir: se mantienen los brazos cruzados frente al compañero indicándole la retirada y pidiéndole que le acompañe al pie del berimbau, se le estrecha la mano y se sale de la roda igual que se entró.

Desde el momento en que se entra en el jogo es importante no confiar en nadie, pues la Capoeira es sutil, maliciosa, provoca, envuelve, aunque como ya hemos comentado, rara es la ocasión en que hay contacto físico (a excepción de movimientos desequilibrantes). Cualquier despiste o ocasión es buena para marcar un ataque.

Al ritmo de la música casi desde el primer momento en que uno entra en la práctica de la Capoeira toma contacto con sus instrumentos, aprendiendo a fabricarlos, a tocarlos y a sentirlos; a cantar la historia y las situaciones cotidianas de las gentes, a vivir la memoria de la cultura Afro-Brasileña.

Los instrumentos más utilizados en la práctica de la Capoeira son el Berimbau (hay tres tipos: Viola (agudo), Piano o Berra (medio) y Berra-Boi o Gunga (grave), el Atabaque (instrumento de percusión de origen indígena), el Pandeiro (pandereta), Agogö (campanillas de hierro de origen africano), Reco-Reco (gajos de bambú con rajas transversales) y Afoxé; aunque cada momento requiere sus instrumentos y su modo de utilizarlos.

En función del Mestre que dirige la roda o la clase, se utiliza un determinado instrumento o número de instrumentos por parte de la “orquesta”, aunque el berimbau siempre está presente.

En la Capoeira existen 3 tipos de música o cánticos:

• Ladahiña. Rezos proferidos por un solo cantor, que suele coincidir con el Mestre más antiguo a la hora de abrir la roda.
• Chula. Cánticos más rápidos donde se entremezclan estrofas cantadas por el solista y el coro de capoeristas.
• Corrido o Cuadra. Frases cortas cuya función es animar el jogo en momentos muy rápidos y que son repetidas por el solista y el coro.

También hay 13 tipos de toques:

• Angola (canto de entrada y oración)
• São Bento Pequeño (toque de acompañamiento de Chula o Cuadra)
• São Bento Grande de Angola (toque para juego rápido y campeonato)
• São Bento Grande Regional (toque de juego rápido)
• Iuna (toque funeral, juego de lance y formatura)
• Cavalaria (toque de aviso)
• Benguela (toque para juego de porra)
• Idalina (toque para juego de puñal)
• Santa Maria (toque para juego de navaja, ya sea en manos o pies)
• Poe a Laranja no chao Tico Tico (toque para coger dinero en la boca)
• Samba de Roda (toque para samba dura y baja)
• Amazonia (himno de Capoeira para la saludar a Mestres)
• Jogo Dentro (toque para juego muy encajado y de cerca)

Existen otras manifestaciones folklóricas relacionadas con la práctica de la Capoeira, dado que al tener raíces negras, la Capoeira se enriquece de otros tipos de representaciones populares como el Maculelê, la Samba y la Puxada de rede.

• El Maculelê es un tipo de danza de origen afro-indígena cuyos participantes esgriman palos al ritmo que marcan los Atabaques y al son de los cánticos en dialectos africanos o populares. Se pueden encontrar dos versiones de la escenografía de la danza del Macúlele: la primera se dice que fue originada por los indios en las plantaciones de caña de azúcar, donde los palos eran usados para defenderse en su huída, y la música servía para no ser descubiertos. La segundo tiene su origen en África, donde un hombre se quedó aguardando su tribu, mientras que el resto de guerreros fueron de caza, siendo aprovechada la ocasión por otra tribu vecina para invadir el poblado. Cuenta la leyenda que el valiente vigilante se armó con dos palos e hizo retroceder a los invasores. Al fin, desapareció malherido y fue recordado por su poblado con la creación esta danza/lucha.

• La Samba (panzada en Portugués) es una incitación al baile, cuyo origen religioso era dirigido por el ritmo del batuque. Muchos son los que definen la Samba como de origen africano y resultado de los golpes rítmicos de pies y manos, de batuques y pasos de Candonble, desarrollándose y evolucionando posteriormente cuando los negros pudieron manifestar y expresar libremente su cultura.

• La Puxade de Rede es una danza que hace referencia y a la vez homenajea a los hombres del mar, consistiendo en pasos sencillos simulando arrastrar con los brazos una pesada red.

Sus ritmos son siempre los mismos, pero las letras y coreografías pueden ser modificadas libremente por cada Mestre.

1 comentario:

piti dijo...

Felicidaes por el articulo, me parece muy completo. Yo practico capoeira y la verdad la lectura se me hizo muy amena. Pienso que para la gente que no sabe de capoeira este es un exc articulo para que aprendan sobre este maravilloso mundo de la capoeira